Imprimir

PEATONALIZACIÓN Y HUMANIZACIÓN DE URZÁIZ DEL CALVARIO Y CALLES ADYACENTES

 

El 5 de enero del año 2000 el Concello presenta un proyecto para convertir el tramo de Urzáiz en el Calvario en calle peatonal.

El tratamiento que se pretendía dar al conjunto es similar al que actualmente tiene María Berdiales con un solo carril para casos de emergencia. El tráfico se desviaría por Jenaro de la Fuente.

El objetivo de esta actuación fue reforzar el concepto de “calle Mayor” para el Calvario y que se convirtiera en una especie de calle del Príncipe, actuando como zona de encuentro y reforzando su ya intenso carácter comercial.

Antes de la peatonalización se pusieron en práctica ensayos de peatonalización de ese tramo de la calle, solamente los domingos, que tuvieron una importante aceptación.

En el estudio elaborado para el Concello se contemplo además de la peatonalización de la principal arteria del Calvario, otras actuaciones complementarias a medio plazo, entre las que se barajó dos estacionamientos subterráneos y otros dos en superficie aprovechando zonas vacantes en el interior de manzanas, pero con muy buena accesibilidad. La idea era dejar la calle Urzáiz del Calvario con un solo carril para emergencias y aceras mucho más amplias para facilitar el encuentro ciudadano.

El Concello pretendía empezar en el año 2000 con la peatonalización de la calle Urzáiz del Calvario y el acondicionamiento de una gran plaza en la confluencia de las calles Aragón, Jenaro de la Fuente y Avenida del Aeropuerto. Con el tiempo, se contemplaría la construcción de más de mil plazas de estacionamientos tanto subterráneos como en superficie.

La reordenación que acometería el Concello sería de un tramo de 700 metros de Urzáiz, comprendidos entre el cruce con calle Pizarro y la Travesía de Vigo y la confluencia con Martínez Garrido, dando primacía al uso peatonal y con un tráfico muy restringido y donde el mercado se convertirá en uno de los principales polos de atracción potenciando el propio carácter comercial de la calle.

Para la construcción de la plaza pública se redujo el tráfico entre las calles Aragón y Jenaro de la Fuente para enlazar con el paso subterráneo de Martínez Garrido, aprovechando las diferencias de cota existentes.

El Concello con esta actuación lo que se buscaba era que O Calvario ganase en calidad de vida, se potenciase la actividad económica y comercial y se mejorase la situación medioambientalmente.

Para realizar el proyecto que corrió a cargo del urbanista Daniel Pino y el arquitecto Cesar Portela, se mantuvieron reuniones con los vecinos y otros colectivos sociales y se llevaron a cabo amplios estudios de la problemática del barrio.

La Asociación de Comerciantes y empresarios del Calvario (ACECA) en representación de los comerciantes del Calvario no se opuso al proyecto de revitalización de la zona que elaboró el Concello de Vigo, siempre y cuando, se construyeran los espacios de aparcamientos previstos en el citado documento.