Imprimir

Fatídico accidente de los alumnos del Colegio Vista Alegre año 1979

Esta historia la hemos publicado por la repercusión que tuvo en nuestro Barrio El Calvario y que hoy en día sigue en el recuerdo de todos/as. Con todo el respeto para los familiares y amigos/as de las víctimas y el agradecimiento a todas las personas que de manera altruista ayudaron a salvar vidas y a localizar a las víctimas.


Foto: Reflotamiento del autobús del río Orbigo.

Reflotamiento del autobús.2El 10 de abril del año 1979 en el regreso de un viaje organizado por el colegio vigués Vista Alegre de Cabral, en la carretera comarcal 650, actualmente la carretera N-525, a la atura del pueblo zamorano de Santa Cristina de la Polvorosa en Zamora, a cuatro kilómetros de Benavente, un autobús con 57 personas: 54 escolares cuyas edades oscilaban entre los once y catorce años, tres profesores y un soldado que prestaba servicio en La Línea de la Concepción (Cádiz) que fue recogido haciendo auto-stop y el conductor del mismo. Sufrió un fatal accidente.

Todo había empezado como una alegre excursión escolar. Los niños y profesores regresaban a Vigo con la alegría de lo vivido en sus corazones y multitud de nuevas imágenes en sus retinas. Eran aproximadamente las 16:30 de la tarde cuando el autobús en el viajaban derrapó, golpeó su parte trasera derecha contra el petril del puente, giró hacia su izquierda y se precipitó a las gélidas aguas, a una temperatura de cero grados, del río Orbigo. Las lluvias de las últimas semanas en la provincia habían provocado que el río estuviera seis veces por encima de su caudal. Se hundió veinte metros más abajo, desde el puente, hasta no quedar ningún rastro de su presencia. Algunos niños, diez en total que eran buenos nadadores y el soldado que viajaba con ellos pudieron salir por las ventanillas rotas, dejarse llevar por la corriente y agarrarse a los arbustos de la orilla.

El accidente fue presenciado por varias personas, que en seguida dieron la voz de alarma, primero a Santa Cristina de la Polvorosa y después a Benavente. En cuestión de minutos, se organizó la operación de rescate. La colaboración de los habitantes del pueblo de Santa Cristina y de conductores anónimos así como de uno de los profesores fueron cruciales y salvaron varias vidas. Varios jóvenes de Santa Cristina de la Polvorosa se arrojaron al agua inmediatamente. Se da el caso de Enrique Domínguez, que sacó a cuatro náufragos de las aguas con ayuda del joven Manuel Sobrado, entre otros. Un padre de siete hijos, José Fernández Castro, mostró también especial valor a la hora de prestar auxilio. También el profesor Manuel Padín Troitiño, salvó la vida de dos niños antes de morir ahogado. Luego la Guardia Civil, el Ejército, la Cruz Roja, soldados que acudieron voluntariamente del Regimiento de Intanteria Toledo 35 de Zamora y los bomberos de Zamora. Centenares de vecinos de estas dos localidades se trasladaron al lugar del accidente. Entre todos, con cuerdas, palos, ramas y neumáticos usados lograron rescatar a los diez niños. De los diez niños rescatados sobrevivieron nueve, la fallecida fue una niña la que, a pesar de practicarle la respiración boca a boca, fallecía en la ribera del río.

Se intentó reducir el caudal del río regulando el embalse de Barrios de Luna en León aunque las esperanzas de encontrar a más niños con vida eran escasas. Los sobrevivientes fueron nueve niños y el soldado que logró salvarse nadando hasta la orilla. Fallecieron 45 alumnos, 3 profesores y el conductor del autobús.


Testimonio de los sobrevivientes:

  • Carlos Pereira de trece años: "Acabábamos de comer en Benavente y ya nos íbamos para Vigo. Estos últimos días habíamos estado en Madrid y en Toledo y en otros sitios. Antes de llegar al puente recogimos a un soldado que estaba haciendo auto-stop".

    Los profesores que acompañaban a los escolares organizaron algunos juegos en la parte trasera del autobús. "Uno de ellos -continúa relatando Carlos- dijo que iba a echarnos polvos pica-pica, y todos nos pusimos a gritar en broma. Creo que el jaleo hizo que se distrajera el conductor y nos caímos por el puente".

     El golpe rompió el cristal, delantero del autobús, que se llenó rápidamente de agua. "Yo salí por el agujero del parabrisas y me agarré como pude a unas ramas. La corriente era muy fuerte y hacía mucho frío. Alguién me sacó del rio. Sólo recuerdo que a mi lado había varios guardias civiles y muchas otras personas" seguía relatando Carlos.

  • Miguel Domínguez Nogueira de doce años: "Casi no noté ningún golpe, pues me agarré muy fuerte al asiento de delante y luego lo vi todo muy oscuro". Añadió que observó cómo la parte trasera del autobús chocó contra un bordillo, se desplazó al otro lado de la carretera y cayó al río, hundiéndose rápidamente. "Llegué a nado hasta la orilla y me agarré a unos arbustos para que no me llevara la corriente; estaban casi congelados".
  • Mercedes Domínguez de trece años de edad: "No sé como salí del autobús, sólo me acuerdo de que un profesor nadaba a mi lado y me llevó a la orilla. Después me dijo adiós con la mano y se hundió".

Según los niños supervivientes, el autobús cayó despacio por el puente, aunque se hundió con rapidez y quedó totalmente cubierto.

Dos de los primeros supervivientes fueron alojados temporalmente en una de las casas del pueblo. Posteriormente fueron recogidos por la Guardia Civil y trasladados con el resto de supervivientes al Hospital Comarcal de Benavente.

"Los niños los trajo mi marido- comentaba telefónicamente la señora Amelia Rubio- venían muertos de frío, por lo que les cambié la ropa y los metí en la cama. Nada más ocurrir el accidente pasó por allí mi esposo, que es fontanero, y la Guardia Civil le pidió que los alojara hasta que fueran normalizándose las cosas".


Causas del accidente:

Comentaba la gente del pueblo que había estado lloviendo durante toda la mañana y que la carretera estaba húmeda.

Otro testigo presencial decía que el autobús no respetó la limitación de 50 Km/h y dió un patinazo inesperado al entrar en la curva del puente, además de que una niña rescatada contaba como otros niños le habían puesto pica-pica al conductor y por esa razón llevaba los ojos llorosos.

También se apuntó al diseño del puente de Santa Cristina de la Polvorosa.

Como ocurre siempre en estos casos, no hay que buscar una única causa para la tragedia. Realmente siempre son varias las circunstancias que determinan el momento fatal.


Tuvieron que trascurrir 36 horas para que los servicios de salvamento localizaran en el fondo del río a las 16:15 del día 12 de abril, dos días después del fatídico accidente, a unos ocho metros de profundidad el autobús.

Dos potentes grúas extrajeron el vehículo del fondo del río, en medio de condiciones especialmente adversas por la falta de visibilidad y ante la atenta mirada de miles de personas que observaban todo con el corazón en un puño.

Cruceiro en recuerdo de las víctimas



Se erigió un monolito en memoria de las víctimas del accidente escolar registrado en el río Orbigo. El monolito está situado en el lugar del trágico suceso. También se puso un cruceiro en recuerdo de las víctimas en la Plaza de Santa Cristina, enfrente del Ayuntamiento de Santa Cristina de la Polvorosa, en la actualidad se trasladó a La Estacada. Actualmente con la remodelación de la plaza del pueblo, se le ha denominado Plaza de Vigo.

Como recuerdo de aquella tragedia y como muestra de cariño a las familias de quienes murieron aquella tarde, el Ayuntamiento de Santa Cristina de la Polvorosa regaló a Vigo el mástil de oro macizo que debía llevar el pendón de la ciudad y que fue sacado todos los días del 10 de abril en los actos que se celebraban para honrar a las víctimas. Los oficios se celebraron todos los años hasta 1989 y después, de acuerdo con los familiares de las personas que fallecieron, se acordó espaciarlos y hacer actos de homenaje de cinco en cinco años.


Foto: Cruceiro en la Plaza de Santa Cristina.






Fotos fuente: vigoalminuto.com; laopiniondezamora.es

Fuentes: ABC- 11/04/1979; ABC-12/04/1979; www.flipados.com;laopiniondezamora viernes 10 de abril de 2009; ratonescolorados; laopiniondelacoruña.